EnglishFrenchSpanish

¿Cómo se crea un imperio comercial?

Quizás la palabra imperio te suena o te es familiar, tal vez  la has escuchado o leído en alguna parte y conoces la definición, al  verla en el título sientes que estoy hablando de algo grande. Por supuesto lo es, es algo realmente extraordinario, pero es realizable. Un imperio en la política, es la extensión del dominio de un estado a otros pueblos o naciones, se trata también de un estado multireligioso, multicultural, multiétnico; son tantos los múltiples que puedes sentirte confundido, pero no quiero que te alarmes, porque si existe en palabra, y si se ha creado por hombres alguna vez, significa que tú también puedes crear uno en tu área.

Basándome en su principal característica para ponértelo más fácil además de lo mencionado posteriormente, un imperio es algo que tiene una gran extensión territorial, sin olvidar su constante crecimiento. No vengo hablarte en el ángulo político de la colonización, sino de conquista territorial a nivel comercial.  Con una definición muy simple, puedo decirte que un imperio es un conjunto de actividades  y prácticas que implica extensión de  autoridad y de control.

Pero el punto más importante aquí,  es que ningún imperio nació de la noche a la mañana, ni siquiera el más antiguo que es el imperio Acadio, mucho menos el último que es el imperio Británico. Dándole un enfoque comercial, quiero decirte que todavía puedes empezar a crear el tuyo, pero una de las cosas que necesitas para hacerlo en el ámbito empresarial es la fe, y no me refiero a ir a la iglesia, sino en creer en tu idea y tener un buen plan de negocio basado en el desarrollo sostenible.

Muchas compañías grandes que existen hoy en día, que tienen un imperio comercial, empezaron muy pequeñas, pero sus fundadores tenían fe en la idea, y esa fe les ayudaba a tener paciencia para llegar a ser lo que son. Tomando el ejemplo de la compañía Coca-Cola que conoces, el fundador tenía muy claro lo que quería, la idea era crear un jarabe contra problemas de digestión que a su vez aportaba energía; empezó con una idea clara, que se modificó en el camino, pero uno de los propósitos sigue siendo su fortaleza aún con el paso de los años, es la energía que te dio la bebida al tomarla. De vender 9 vasos al día en una farmacia, a estar en más de 200 países, significa mucho. Demostró que tenía los pies en la tierra, no se dejaba llevar por el impulso, ni tampoco sufría de fiebre empresarial. No se desesperó cuando vio que no estaba vendiendo mucho,  al contrario, se quedó porque confiaba en la idea, y es una de las cosas que hace falta  a los emprendedores de ahora.

Volviéndonos un poco en el paso, donde la gente no tenía tanto acceso con libros ni capacitaciones sobre emprendimiento, tampoco emprender no era tan común, pero tenía dos cosas muy importantes (Fe y Paciencia), y es gracias a esas dos grandes cualidades  que pudieron lograr sus sueños. La mayoría de los emprendedores de esta era (Siglo XXI) sólo quieren  ser portadores de un título, quieren pertenecer aunque sea por un momento, para ellos ese es el sueño; no se esfuerzan por permanecer, porque en realidad no tienen un plan de negocio establecido al empezar, están impulsados por una chispa que se prendió por un tiempo en sus cabezas y que luego se apaga en enseguida. No importa el tiempo ni la hora, si estás en el mercado haz que tu esfuerzo valga la pena, no tiene que ser igual a lo que lees en los libros, mucho menos como te lo contaron, sólo debes poder ser consciente de la realidad, saber lo que implica tener un negocio/empresa.

Crear un imperio comercial no tiene nada que ver con abrir varios negocios en muchas ciudades como es el caso de muchos negocios que he visto, ahora te pregunto: ¿De qué sirve abrir pequeñas sucursales si al final sólo haces el dinero de la renta? ¿Tienes el control y el poder territorial del mercado donde estás?  Te dejo estas dos preguntas como tarea, tu crecimiento depende de tu respuesta a ellas. En ocasiones, en vez de apresurarnos en abrir sucursales, deberíamos trabajar en nuestro crecimiento, cuando ya veamos que el negocio alcanza la mete propuesta en cifras durante los próximos cinco años, hasta entonces podríamos pensar en experimentar otros horizontes, uno donde tendremos poder económico, donde existe realmente una necesidad para satisfacer.

Muchos negocios fueron a la quiebra por la precipitación de estar en otro mercado sin una verdadera demanda, conozco una tienda que estaba funcionando muy bien en la ciudad de Santiago de los caballeros, tenía una excelente clientela, después de dos años, el dueño decidió abrir otra en Sosua, según él es una ciudad turística, la venta será mayor. Sin hacer ningún estudio de mercado, se fue,y abrió una tienda. Para muchas personas abrir un negocio en una zona turística es lo máximo, no digo que es mala la idea, sino que debes poder ofrecer algo diferente de lo que ya existió, no necesariamente tiene que ser un producto tangible, aunque si podrías ofrecer algo nuevo sería un plus, pero debes identificar algunas debilidades en ese mercado para volverlas tus fortalezas, sino correrás el riesgo de  que sea el primer negocio que mantendrá el segundo, y eso no sería nada benéfico ni profesional.

Si tu plan es crear un nombre para  llevarlo a ser un imperio en un futuro, debes empezar por cultivar confianza y paciencia en tu emprendimiento. No ganas nada en apresurarte, recuerde que la desesperación es parte del fracaso; cuando más tiempo duras en dejar crecer tu negocio más fuerte serás en el mercado, además, quiero que sepas, no depende de ti exclusivamente su desarrollo. Los negocios se desarrollan solos, si tienes un buen producto, sea tangible o intangible, es el mismo que se va desarrollando por sí, la gente va solicitándolo y sin darte cuenta, estarás en la cima, pero para eso debes crear una base sólida para poder apoyarte durante el proceso.

El crecimiento de un negocio es igual al desarrollo de un bebe, sus ropas dejaran de servirle, sus zapatos ya no le servirán, sólo estarás por enseñarle los buenos modales, porque los demás llegan solos. Lo mismo pasa con los negocios, la demanda se aumentará al igual que las ofertas, te dedicarás identificando las necesidades de tus clientes a medida que vayas conociéndolos. Solamente debes estar atento para poder escuchar sus solicitudes, sigue un ritmo para no ir muy forzado, ve despacio, pero no lento; dentro de ti está el poder, tienes toda la capacidad para triunfar, sólo debes ser paciente porque ni Roma ni el  cielo no se construyeron en un día. Nada bueno y duradero puede construir bajo presión.

 

 

Compártelo este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin

2 comentarios en “¿Cómo se crea un imperio comercial?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Seleccione los campos que se mostrarán. Otros estarán ocultos. Arrastre y suelte para reorganizar el orden.
  • Imagen
  • SKU
  • Clasificación
  • Precio
  • Stock
  • Disponibilidad
  • Añadir a la cesta
  • Descripción
  • Contenido
  • Peso
  • Dimensiones
  • Información Adicional
  • Atributos
  • Custom attributes
  • Campos Personalizados
Comparar
Lista de Deseos 0

Servicio de Coaching

Completa el siguiente formulario con tus datos y el entrenamiento que quieres comenzar para llevar tu vida a otro nivel
Formulario Coaching